sábado, 20 de junio de 2009

'La gata' de Colette


'La gata' tiene un punto de partida inmejorable: un triángulo amoroso entre una mujer, un hombre y la gata de éste. Pero esta idea que promete tanto queda diluida en un estilo enmarañado y ferragoso. Se suponía que esta novelita tendría que hablar de amor y celos, pero Colette parece más interesada en hacer filigranas con su estilo que no en contar una historia, con lo cual nunca dejé de tener la sensación que estaba leyendo un simple artefacto literario de lo más frío. Nunca llegó a transmitirme nada y lo terminé por puro orgullo. Había ocasiones en que la obra se volvía más narrativa y parecía que iba a arrancar el vuelo pero se volvía a perder en sinestesias absurdas y evocaciones veladas que no evocaban nada. Pero no todo es decepcionante en este libro: me gustó la inversión de roles que hay en la pareja protagonista. Mientras que el hombre es hipersensible, pasivo y adopta en la relación un rol tradicionalmente ligado a la mujer, la mujer es quien toma la iniciativa, incluso sexualmente. Lástima que la profundidad psicológica de estos personajes también se vea desplazada en favor de la forma. Y bueno, el problema es que yo no aguanto los libros que prestan más atención a la forma que al fondo, algo que en este libro ocurre de una forma descarada.

6 comentarios:

darling dijo...

De Colette hay que leer solamente dos los tres primeros libros de Claudine (C en la escuela, Claudine en Paris y Claudine se casa) y, si te quedas con hambre, Gigi. No son la cumbre de la literatura pero son frescos y encantadores.

La Gata es un rollo... ;-)

Núria dijo...

Gracias por las recomendaciones, me las apunto, a ver si me animo pronto... :)

Vir dijo...

Por Dios! No valoraste lo excelentemente captado que está el vínculo entre Alain y la gata, la fuerza y la perfección de lo sensorial y lo animal por sobre la fealdad de los seres humanos, y cómo todo es también en realidad una metáfora sobre el miedo a abandonar la adolescencia/infancia? es una novela genial!

Núria dijo...

No sé, para mí, un libro puede tener ideas y temas muy buenos, pero si el estilo es un artefacto que siento que actúa de barrera entre la historia y yo, porque es tan rebuscado y filigranado que parece que su única función es llamar la atención sobre sí mismo y no dejar que la historia fluya, no me sirve de nada. Quizás pase que me gustan los estilos trabajados pero sencillos y no los formalismos impresionistas.

Si sirve de consuelo, después leí 'Chéri' y me gustó bastante.

Vir dijo...

Tan artificioso te pareció? No será un tema de la traducción? Yo leí la de E.Piñas, de Plaza y Janés. Me pegó mucho la idea de esa resistencia a abandonar los sueños individuales que aparece al formar una pareja. Será una cuestión personal!! :) jaja

Núria dijo...

Pues no te podría decir si fue o no fue por la traducción. Lo leí en una traducción en catalán y ahora no tengo el libro aquí, así que no sé. En fin, no todos los libros están hechos para todo el mundo y esto no es ninguna tragedia :)