martes, 28 de junio de 2011

Teaser Tuesday: 'La familia Wapshot'


Ése fue el año en que las ardillas se convirtieron en una plaga y todo el mundo andaba preocupado por el cáncer y la homosexualidad. Las ardillas volcaban los cubos de la basura, mordían a los repartidores y se metían en las casas. El cáncer era algo frecuente, pero a los hombres y mujeres que lo padecían se les decía que ese dolor era una complicación intrascendente mientras, a sus espaldas, sus hermanos y hermanas, sus maridos y sus esposas murmuraban: “Lo único que podemos esperar es que muera pronto.” Esta hipocresía absoluta y cruel tenía que volverse en contra de sus practicantes y al final nadie podía saber, ni contar con que se lo dijeran, si ese dolor que sentía en el estómago era la llamada de la muerte o unos gases sin importancia. La mayoría de las enfermedades poseen su mitología, su población, su escenario y sus chistes negros. La peste negra tenía mascaradas, canciones y bailes callejeros. La tuberculosis, en su momento culminante, era como una civilización donde un grupo de hombres y mujeres condenados, brillantes y distinguidos se enamoraban, bailaban valses y se inventaban privilegios para su enfermedad; pero aquí las garras de la muerte habían sido desinfectadas por una conspiración social y privada de toda su realidad. “Vamos, dentro de nada estará usted levantado y paseando”, le dice la enfermera al moribundo. “Querrá usted bailar en la boda de su hija, ¿verdad? ¿No quiere usted ver a su hija casada? Pues, entonces, no puede usted esperar ponerse mejor si no se anima, ¿verdad?”

'La familia Wapshot' de John Cheever (p.414)
(Traducción: Maribel de Juan)

7 comentarios:

Elena Rius dijo...

¡Qué bueno es Cheever! Aunque yo prefiero sus relatos a sus novelas, estas también tienen fragmentos memorables, puro Cheever, como el que citas aquí.

Núria dijo...

Yo ahora mismo me estoy decantando más por las novelas de Cheever porque los cuentos los tengo en una edición de 1000 páginas y siempre me cuesta empezar libros gordos y, además, esta edición es tan gorda y pesa tanto que cuesta de manejar y todo. Pero, en todo caso, Cheever siempre es muy grande :-)

Asterios Polyp dijo...

Ni recuerdo el número de veces que releí "El marido rural", "El ladrón de Shady Hill" o "El nadador".Hace tiempo que tras leer sus cuentos, hice acopio del resto de sus libros.Sin embargo, de las novelas, sólo he leído "Esto parece el paraíso", que estando bien, no mata.Sus diarios, eso sí, son también una gozada.

Núria dijo...

Yo pienso lo mismo de '¡Esto parece el paraíso': no está mal pero hay algo que le impide ser una gran novela. En cambio, luego está 'Bullet Park' que está a la altura de sus mejores cuentos.

http://bugseatbooks.blogspot.com/2010/12/bullet-park-de-john-cheever.html

Tengo una copia de sus diarios en casa, pero aún no me he animado a leerlos.

Y ahora tengo que darte las gracias por tus recomendaciones (Barrio Lejano y Bastien Vivès). Estoy a medio leerlos pero son una auténtica maravilla.

Asterios Polyp dijo...

Bueno, Vives y Barrio Lejano eran valores seguros. Los tebeos son un medio que adoro desde que tengo uso de razón, y siempre que puedo hago proselitismo de ellos, regalándolos y recomendándolos. Si decides seguir leyendo cómics tras los mencionados, ya te dejaré por aquí algunas recomendaciones más.Saludos.

Núria dijo...

Yo de pequeña leía sólo lo típico, algún Astérix, algún Lucky Luke y algún Mortadelo y Filemón. Luego me pasé casi exclusivamente a la palabra estricta.

Ahora voy tirando de los cómics que hay en la biblioteca (tengo pedido el segundo tomo de Barrio Lejano y En mis ojos de Vivès), porque ahora mismo no tengo presupuesto para comprar libros, así que no sé si siempre podré seguir tus recomendaciones, pero de todos modos serán muy bienvenidas.

Saludos.

BLANCO dijo...

Una maravilla, como todo -to-do- el imperfecto Cheever.
Un saludo.